"PIZZAGATE"

Tomó un taxi, el chofer pedía comida y temió un secuestro

La joven dijo que el taxista "pedía comida en clave" y subió un video a las redes denunciándolo. El caso se hizo viral. Mirá lo que dijo el conductor.
martes, 17 de noviembre de 2020 · 22:51

Una joven rosarina vivió una noche de terror arriba de un taxi. La trata, los secuestros y femicidios no se detuvieron en pandemia, todo lo contrario, y es (lamentablemente) moneda corriente que una joven tenga que estar alerta y con miedo cuando sale sola.

 

La pesadilla para Sofía comenzó cuando, en el viaje de regreso a su casa luego de ir a tomar algo con sus amigos a un bar, el conductor comenzó a hablar por whatsapp con otro hombre que le pedía “una pizza” y le daba demasiados detalles sobre los ingredientes que pedía, como en una especie de charla "en clave".  Temiendo que todo sea una estrategia para secuestrarla, le pidió al chofer que se detenga, le pagó, se bajó del vehículo y pidió ayuda, para luego contar lo sucedido en las redes sociales. 

 

“Me tomé un taxi, Pellegrini y España, le digo mi dirección y le pido que vaya por Entre Ríos, ahí empieza a hablar con un tipo que le empieza a pedir una pizza con distintos ingredientes. Además le dice que si no tenía esa pizza, quería un carlito, con ciertos ingredientes, si tampoco tenía eso, le pedía una medialuna con queso y que el queso sea de determinada manera”, relató en su cuenta de Instagram.

 

Mientras el vehículo avanzaba, la joven advirtió que el diálogo se iba tornando cada vez más extraño, hasta que la joven sospechó que estaban haciendo referencia a ella. Fue entonces cuando le envió un mensaje de audio a una amiga diciéndole que iba a avisar cuando llegue a su domicilio. “En ese momento el taxista le manda un audio diciéndole que al final tenía un choripán con mayonesa y quemado arriba y una descripción de comida demasiado justa”.

 

Ante esto, la chica decide bajarse, le pagó y cruzó de carril para intentar parar algún vehículo y pedir ayuda. Mientras eso pasaba, el taxista permanecía parado en la esquina y continuaba enviando audios. “Pensé que estaba avisando que no había picado la carnada y empecé a frenar autos pidiéndole a Dios que no sean cómplices del taxista”, contó entre lágrimas Sofía.

 

Pararon tres chicos, les conté todo lo que me pasó . me llevaron a mi casa. No puedo creer que pude haber sido la próxima Ni una Menos, cuento esto para que ninguna otra piba más lo viva”, concluyó su relato.

 

Hasta aquí, la versión de la joven, atemorizada por un contexto social de violencia y desprotección de la mujer. Sin embargo, con el correr de las horas se supo la otra campana de la historia: la del taxista, y su familia, quienes afirman que estaban coordinando la cena de esa noche.

 

Gustavo, el chofer, desmintió categóricamente haber intentado secuestrarla y descartó conocer las razones por las que la chica se bajó precipitadamente del coche.   Por su parte, Sabrina, la hija del taxista, confirmó que su padre estaba intercambiando mensajes con su hermano, que trabaja en una rotisería. Además, envió los audios de la conversación e indicó que la familia entiende que la chica que aparece en el video “se asustó de más”.

 

 

“Yo la comprendo porque soy joven y pueden pasar situaciones como las que ella denuncia, pero mi papá solo intercambiaba mensajes con mi hermano porque hablaban de comida”, dijo Sabrina.

 

Qué es el "Pizzagate", la teoría que mencionó la joven rosarina en su denuncia contra el taxista. Se trata de una teoría que se volvió viral durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Si bien este caso cobró notoriedad  mundial y hasta llegó a Netflix, fue desmentido por diversas organizaciones, incluido el Departamento de Policía Metropolitana del Distrito de Columbia en Washington, lugar donde surgió. En las redes sociales y páginas web de noticias dudosas, aseguraban que la pizzería Comet Ping Pong de Washington era el epicentro de una presunta red de pedofilia ligada a Hillary Clinton, candidata demócrata en las elecciones presidenciales de 2016. En marzo, la cuenta de correo electrónico personal de John Podesta, gerente de campaña de Hillary Clinton, fue pirateada en un ataque de phishing (suplantación de identidad). El 7 de octubre WikiLeaks, comenzó a publicar miles de correos electrónicos recuperados de la cuenta privada de gmail de Podesta, algunos de los cuales contenían material controvertido sobre las posiciones o la estrategia de campaña de Clinton. Los expertos que investigan la filtración, incluida una empresa de seguridad privada llamada CrowdStrike, afirmaron haber rastreado las herramientas de piratería utilizadas, y advirtieron que un grupo de piratería ruso había accedido a la cuenta de Podesta. Edgar Maddison Welch, un hombre de 28 años, llegó armado el 4 de diciembre de 2016 al negocio de pizzas y disparó sin causar heridos, presuntamente con el objetivo de salvar a niños de una supuesta red de esclavitud sexual. El tiroteo generó teorías sobre que la conspiración era más grande. Las redes sociales dedicadas a estas movidas, dijeron que el arresto de Welch fue solo una "bandera falsa", un término que "utilizan para acciones encubiertas o de distracción y que son orquestadas por el gobierno u otros grupos poderosos".

 

Fuente: Rosario3

Comentarios

Otras Noticias