LA FISCALÍA PIDE CONOCER LOS PROTOCOLOS

Llevaba hisopados cuando chocó y la camioneta tenía luz verde

¿En este contexto de pandemia, si una ambulancia sólo lleva hisopados y no pacientes, igualmente tiene paso?. Es el dato que ahora se investiga.
jueves, 19 de noviembre de 2020 · 00:00

El brutal choque de una ambulancia de Río Negro en ruta 22 y avenida Olascoaga puede tener otras derivaciones, si prospera la investigación iniciada por la Fiscalía neuquina. Los primeros peritajes arrojaron que el conductor de la camioneta estaba habilitado por el semáforo, no obstante, la ambulancia rionegrina circulaba a alta velocidad, con luces y sirena, pero sin pacientes, sólo llevaba hisopados. ¿Amerita que tenga paso como si se tratara de una urgencia con traslado de enfermos? Esa es la incógnita que ahora se busca develar.

La brutal colisión registrada el martes, alrededor de las 22 horas en el cruce de la ruta nacional 22 y la avenida Olascoaga, puso otra vez en el tapete el riesgo de esa recta que atraviesa de este a oeste, la capital neuquina. Fue el segundo incidente vial, en el mismo lugar y casi a la misma hora, con diferencia de 24 horas. Sin embargo, en este caso se disparó un nuevo interrogante: cuál es el protocolo y por ende, los permisos en materia de tránsito, de las ambulancias en este escenario de pandemia.

De acuerdo a la información oficial, que brindó la Policía y sobre la cual trabaja la fiscal Paula González, ambos conductores -de la ambulancia y de la camionera Amarok- dieron negativo en la alcoholemia. Según la Policía, el chofer de la ambulancia -un furgón Mercedes Benz- de 34 años colisionó con el conductor de una camioneta VW Amarok, conducida por un hombre de 38 años de edad. En la ambulancia, además, viajaba un médico de 34 años y una Agente Sanitaria de 42 años de edad; ésta última es quien se llevó la peor parte y fue derivada, primero al hospital Dr. Castro Rendón y luego, en la madrugada, al hospital de Cipolletti.

El choque pudo haber sido una tragedia: los daños materiales fueron totales, con ambos parabrisas destrozados. Precisamente, por allí salieron los ocupantes y conductores. La mujer, en cambio, salió despedida del habitáculo y por ello, las heridas recibidas fueron de mayor consideración.

Así quedaron ambos rodados:

Dada la virulencia del impacto, se inició en principio una investigación por parte de la fiscalía neuquina, que se encontró con un primer escollo por develar: los peritajes demostraron que el conductor de la Amarok estaba habilitado por el semáforo verde, desde Olascoaga para cruzar la ruta 22, entonces: ¿por qué la ambulancia cruzó en rojo y a alta velocidad?. Si trasladaba algún paciente, legalmente tenía prioridad. Sin embargo, en este caso la fiscalía cuenta con información que acredita que sólo llevaba hisopados, en este escenario Covid 19.

“Lo que se busca ahora es saber cuál es el protocolo que rige para la circulación de las ambulancias, en este contexto de pandemia. Se pidieron informes tanto a Neuquén como a Río Negro, atendiendo que la ambulancia era de la vecina provincia”, confió una fuente judicial. Depende en gran parte que prospere esta investigación penal, no sólo de los informes que reciba, sino además si existe una denuncia, atendiendo que la mujer sólo reviste lesiones leves. Además de los testigos que declararon que la ambulancia circulaba con sirena y luces; también se sumó personal del Sistema de Emergencias Neuquino (SIEN) que unos minutos antes, a la altura de ruta 22 y Gatica, se cruzó con la ambulancia y circulaba “a las chapas”, según el testimonio brindado.

La habilitación para mayor circulación, tras las restricciones de la cuarentena han generado innumerables siniestros viales, al punto, que ya se habla de “la otra pandemia”.

Comentarios

Otras Noticias