VILLA EL CHOCON

Denunció a su primo por abuso y ahora vive hostigada

La Justicia dio por prescrita la causa. La madre de la víctima dijo que sufren hostigamiento y acoso permanentes.
viernes, 29 de mayo de 2020 · 15:44

Una joven que vive en Villa El Chocón juntó el coraje para denunciar por abuso sexual a su primo cuando era una adolescente. A pesar de que las pericias avalaron su relato, la Justicia dictaminó la prescripción de la causa y el caso quedó cerrado. Ahora, la madre de la víctima dijo que el presunto abusador "no la deja vivir en paz ni a ella ni a su familia".

Sandra Arévalo, la madre de la joven que denunció haber sido abusada por su primo cuando tenía 13 años, contó en AM550 que el año pasado radicó la denuncia en la fiscalía de Cutral Co. Fue diez años después de ocurrido el presunto abuso sexual. “Mi hija juntó coraje y se animó a contar lo que le pasó”, señaló.

De acuerdo con su relato, el abuso habría sido cometido cuando su hija tenía 13 años y su primo 20, en la casa de su abuela.

La joven –hoy de 23 años- fue sometida a pericias por el gabinete Forense del Poder Judicial que, según afirmó su madre, “avalaron el relato” de su hija.

Hasta que se llegó a la última audiencia judicial, el 2 de diciembre del año pasado, en la que un tribunal de Impugnación integrado por Mario Rodríguez Gómez, Andrés Repetto y Liliana Deiub, avaló la postura de la fiscal Marisa Czajka y dictaminó la prescripción de la acción penal.

La mujer denunció que luego del trámite judicial, ella y su hija fueron blanco de continuos acosos y hostigamientos por parte del presunto abusador, a quien identificó como funcionario de Tránsito de la villa.

“Hace mucho tiempo que ni siquiera salgo a hacer las compras, porque esta persona nos busca, nos agrede y nos hace hostigamientos”, denunció. “Seguramente está tomando represalias por la denuncia que le hicimos; mi esposo trabaja en Neuquén y durante la semana nos quedamos solas acá en la villa. Siento una enorme impotencia y bronca”, afirmó.

Agregó que “mi hermana salió a mentir y a decir que su hijo era inocente y que la que había mentido era mi hija”.

Entre otras cosas, justificó el tiempo transcurrido –diez años- para contar lo que le había ocurrido al afirmar que “cuando falleció la abuela juntó coraje y contó todo”.

Pero la ley penal que equipara los delitos de abusos de menores con los de lesa humanidad fue sancionada con posterioridad a la comisión del delito, y no opera con retroactividad.

 

Comentarios