FÚTBOL, VIOLENCIA Y DELINCUENTES

El jefe de la barra de Cipo está preso con una banda de boqueteros

Está detenido junto con otros 9 delincuentes, acusados de robar en una concesionaria de maquinarías agrícolas y planificar otros golpes.
jueves, 12 de enero de 2023 · 00:43

Desde hace tiempo el club Cipolletti trasciende más por los conflictos provocados por su barra que por sus buenos resultados deportivos, que le permitieron ganar el mote de Capataz de la Patagonia. En la última semana el ex presidente Pedro Gutiérrez presentó la renuncia luego de sufrir una balacera en su casa, la que fue atribuida a la hinchada. Al menos oficialmente nadie se atreve a comentar el trasfondo existente, pero mucho de lo que sucede en esta escalada de violencia es porque los Innombrables están en búsqueda de un nuevo jefe tras la caída en prisión de Gonzalo David Miguelez, un ex arquero del albinegro que en los últimos años estuvo al frente del grupo más violento y que tiene el control de la cantina de la Visera.

Según la información a la que accedió Mejor Informado, Miguelez de 26 años ganó protagonismo luego de que las históricas Banda del Tigre y La 69, se disolvieron o perdieron poder con el paso de los años. En este periodo aparecieron varios grupos de hinchas que intentaron quedarse con el negocio que va más allá del aliento incondicional por el club de sus amores.

Los negocios son de lo más variado, desde el manejo de carnets, el pase libre por toda la institución, los espacios dentro de la Visera, la venta de indumentaria que consiguen de alguna manera y hasta la recaudación de las cantinas dentro de la cancha. Esto precisamente generó mucha brinca entre los padres de los pibes de inferiores, quienes en varias oportunidades les pidieron a los dirigentes poder hacerse cargo de la venta de choris, patis y gaseosas y así poder afrontar los importantes costos que tienen al ir a competir cada 15 días afuera de la ciudad.

Quienes van a la cancha saben con la libertad que se manejan los integrantes de Los Innombrables, quienes durante los partidos se ubican en la popular de enfrente a la Visera y a diario hacen y deshacen a su antojo y aprietan jugadores y técnicos de acuerdo a sus propios intereses, que no siempre son los mismos del equipo. Y a uno de los que se lo solía ver con frecuencia dirigiendo desde la grada es a Miguelez, un ex arquero de las inferiores del club.

Pero en los últimos meses se le perdió el rastro. Muchos atribuyeron su desaparición al nacimiento de su primer hijo, quien ya luce en las fotos con un osito con el escudo del albinegro. Pero lo real es que desde principios de diciembre permanece detenido a disposición de la Justicia de la provincia de Buenos Aires.

Miguelez fue capturado en Bahía Blanca, cuando se movilizaba en un auto de alta gama junto con otros delincuentes, todos con antecedentes en golpes boqueteros. Además, entre las amoladoras y martillos neumáticos, les encontraron el plano de una reconocida distribuidora, que para los investigadores iba a ser su próximo blanco.

En la actualidad está detenido en Pergamino, junto con otros 9 delincuentes, entre ellos dos de General Roca y dos de Viedma, todos con importantes antecedentes penales. La banda está acusada de robar una concesionaria de maquinarias agrícolas, de donde se llevaron una caja fuerte. En uno de los teléfonos secuestrados se encontró una foto de la misma caja y fotos de los delincuentes entre montañas de billetes.

Además, en chats de WhatsApp encontraron conversaciones de cómo pretendían realizar un robo en un banco de Pergamino. Los 10 delincuentes habían alquilado tres departamentos en un complejo del centro de la ciudad y hacían una vida absolutamente normal, salían a correr a la tarde y de noche iban a distintos bares. Esas salidas eran aprovechadas para analizar los sistemas de seguridad de los distintos blancos que tenían marcados.

Durante el allanamiento a los departamentos, la Policía Bonaerense secuestró equipamiento tecnológico para inhibir señales de alarmas y de cámaras inalámbricas, uno para 15 antenas y otro para 12. Además de handies para escuchar las frecuencias policiales, aerosoles para tapar las cámaras, tijeras hidráulicas, discos de corte, amoladoras, baterías de herramientas eléctricas, mechas, varillas de acero y varios taladros. Pero lo que más llamó la atención fue el hallazgo de un roto martillo neumático.

La acusación del Ministerio Público indica que la banda manejaba "inhibidores de señal de alarma, de la obtención y utilización de material aislante para el calor a fin de burlar los sistemas de seguridad a través del uso de sombrillas, la logística para obtener planos de lugares e inteligencia previa para la intrusión de diversas instituciones, entre ellas a una entidad local a los fines de robar la bóveda con las cajas de seguridad allí existentes".

Junto con Miguelez, cumplen con prisión preventiva los viedmenses Cristian Nicolás Manuel (23 años) y Lucas Ezequiel Giménez Pasos (30) -acusado del robo al recaudador de las estaciones de servicio Pozzo Ardizzi en febrero de 2021-; los roquenses Luis Daniel "Lichi" Orellano (30); y Lucas Daniel Grandón (40); el marplatense Héctor Miguel Haviar (52); y los porteños Michel Ramón Antonio (47), Ezequiel Alejandro Pruthommer Roa (47), Adrián Alejandro Moreno (43); y Sebastián Gastón Casal (43). Todos quedaron acusados por robo y asociación ilícita y permanecen detenidos con prisión preventiva.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias