CAPACITACIÓN TRAGICA

Caso Mandagaray: los instructores, culpables de homicidio

Los cuatro jefes que estaban a cargo del curso del COER fueron considerados culpables. Solo resta saber la pena.
viernes, 12 de mayo de 2023 · 09:16

Los instructores del COER que planificaron, organizaron, y estuvieron al frente de la capacitación en Bahía Creek son culpables de la muerte por ahogamiento por agotamiento físico del joven oficial Gabriel Mandagaray.

Como estaba previsto, en una breve audiencia desarrollada por los jueces Carlos Reussi, Ignacio Gandolfi y Marcelo Álvarez, coincidieron en declarar culpables a los instructores del grupo especial COER que desarrollaban un curso de capacitación en las playas de Bahía Creek en abril de 2021.

El tribunal coincidió con el pedido de culpabilidad planteado por la fiscalía y la querella particular de los familiares de Mandagaray.

El joven oficial, padre de un pequeño e hijo de dos importantes jefes de la Policía de Río Negro, era uno de los aspirantes que realizaba el curso del grupo de elite de la fuerza. Durante el proceso se conoció que fueron sometidos a distintos abusos y vejámenes, stress extremo como caminar más de 40 kilómetros a campo abierto, con sus uniformes mojados después de obligarlos a pasar por un tanque australiano, hacerse máscaras con bosta de vaca o ser orinados por sus superiores.

La autopsia del cuerpo de Mandagaray determinó que murió por ahogamiento por agotamiento físico. El oficial fue obligado a ingresar al mar sin saber nadar, con un pesado tronco y vestido con todo su uniforme, que incluía también su arma y los borceguíes.

El máximo responsable del curso era Alejandro Gattoni, jefe del COER, Alfredo Nahuelcheo, Marcelo Contreras y Maximiliano Vitali Méndez, todos fueron acusados por abuso de autoridad en los entrenamientos en general y coautores del homicidio culposo de Mandagaray. Además, a Contreras se le sumó las lesiones graves provocadas contra otro policía cursante, Esteban Lagos Millapán, a quien de una patada le fracturó el coxis.

En sus alegatos de cierre, ninguno reconoció ningún tipo de responsabilidad, todos se culparon entre si. Gattoni se excusó de estar a cargo de tareas administrativas y que no pudo estar todo el tiempo en Bahía Creek y que las actividades físicas estuvieron a cargo de Nahuelcheo.

Contreras aseguró que él estaba lejos de la situación y que Mandagaray no se ahogó por una orden suya y nada dijo de la brutal patada que obligó a un aspirante a dejar el curso.

Vitali Méndez responsabilizó a Nahuelcheo de dar la orden, que era su superior directo y que él sólo ejecutó. Por su parte Nahuelcheo se excusó que estaba colocando una bandera del COER lejos y que cuando volvió Vitali ya había dado la orden.

Ahora sólo resta la segunda parte del juicio que es establecer en cesura la pena que le corresponderá a cada uno de los instructores del grupo de elite de la Policía de Río Negro.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios