MALTRATO ANIMAL: FUERTE DEBATE Y POCO PESO DE LA LEY

Doping en el hipódromo: “las drogas son legales pero mal administradas”

La opinión corresponde a Lucio Agúndez, ex veterinario del hipódromo de Neuquén y quien instaló allí el control antidoping.
martes, 6 de agosto de 2019 · 10:45

Hace poco más de dos años se instaló en el hipódromo neuquino el control antidoping antes de iniciar cada carrera. Luego, las inspecciones comenzaron a ser más espaciadas, no por voluntad sino por logística: un solo veterinario no podía realizar todos los controles. Lucio Agúndez, ex veterinario del centro hípico, expresó: “Se necesitan por lo menos seis profesionales”. Tras la causa iniciada por la muerte de la yegua ´Negrita´ en plena carrera, Agúndez opinó:  “El tema del dopaje tiene que ver con la cantidad de drogas y la mala administración, si estuviera regido por un médico veterinario serían las correctas”.

El maltrato animal es un tema sensible y en los últimos días, la polémica está vigente tras conocerse el domingo pasado, la muerte de una perra galga, rescatada en Fernández Oro. En ese caso, unos vecinos y la Asociación Protectora de Animales de esa localidad intervinieron para cuidar y curar a “Estelita”, luego de ser atada a un auto, arrastrada a lo largo de 10 cuadras y abandonada. Por ese hecho, ocurrido a mediados de mayo, hay una causa iniciada, está identificado el autor pero aún no se le formularon cargos.

En una situación similar, en términos judiciales, se encuentra la investigación tras la muerte de “Negrita”, una yegua que cayó desplomada a poco de iniciar el clásico por el 1° de mayo, en el hipódromo neuquino. Su cuidador y quien la había inscripto en la carrera, escapó en cuanto la vio caer, pero luego fue detenido y ya se le formularon cargos. El fiscal Maximiliano Breide Obeid, lo acuso del delito de crueldad animal y violación a la Ley de dóping (Ley 24819 artículo 12 párrafo segundo y Ley 14346 artículo inciso 5). 

Al respecto, se lo consultó a Agúndez en Noticiero Central Segunda Edición, y dijo que “los cuidadores adiestran pero no deben colocar inyecciones, lo hacen porque es una técnica que se puede aprender pero lo que no saben es la combinación. La gente que usa mal el fármaco,  por ahí hay que dar estimulantes pero luego le dan un depresor”. En el caso de “Negrita”, tras las pericias, se comprobó que le habían suministrado Clembuterol, fenilbutazona y lidocaína, entre otras.

“Son todas usables pero con tiempo de retiro. Acá hubo una mano no profesional que colocó todas las drogas juntas”, indicó el veterinario. Agúndez explicó que las drogas que se usan en los animales de carrera son permitidas y tienen un tiempo de uso. “Hay dogas que si uno las proporciona 15 días antes de la carrera, no saldrían en los resultados y estarían bien administradas. Yo siempre pregoné que alguien que no sea profesional no puede sacar sangre o dar una inyección a un animal, pero eso ocurre en Argentina”.

Tras su experiencia en el hipódromo neuquino, Agúndez consideró que el problema radica en la falta de controles. “Acá en Neuquén, debería haber entre 5 y 6 veterinarios en el hipódromo y yo estaba solo, por lo tanto, sólo podría ver el 80 por ciento de lo que pasaba en el lugar. Y ese es el problema, faltan controles, porque legislación hay. Se corre en todo el país y no ocurren estas situaciones, salvo casos fortuitos”.

Agúndez también se refirió a las carreras de galgos y a la polémica desatada en la Exposició Rural con un grupo de veganos. Mirá la nota completa:

 

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias