PANDEMIA LABORAL

Original protesta de mozos ante la incertidumbre del momento

Los mozos del restaurante El Tío, en Neuquén, hicieron una “sentada” en la vereda del local gastronómico.
miércoles, 1 de julio de 2020 · 17:18

Uno de los restaurantes más tradicionales de Neuquén, “El Tío”, con local en la avenida Olascoaga de la capital, protagonizó este miércoles una original protesta, con una “sentada” de sus mozos en la vereda, ante “la incertidumbre y la preocupación por el sostén del trabajo” que ha generado, dicen, las nuevas restricciones aplicadas hasta el 17 de julio.

Octavio Ramírez, propietario del restaurante, les dijo a periodistas de 24/7 canal de noticias que la protesta “me la pidieron los chicos (los mozos), que están preocupados por su trabajo. En la gastronomía el 50 por ciento (de los ingresos) es propina. La situación no es clara. Estamos mal, estamos a 75 por ciento del trabajo habitual, ahora con las nuevas restricciones caerá a 10 por ciento”, aseguró.

Mientras los mozos permanecían sentados en la vereda, con barbijos, enarbolando su herramienta más típica, el destapador, Ramírez contó que la gente “se había acostumbrado al protocolo”, que había permitido la apertura de los locales gastronómicos, “y había empezado a venir”, pero que, ahora, todo eso volverá a derrumbarse.

Remarcó que “es todo muy confuso”, y que las medidas de gobierno citan decretos anteriores que “la gente no conoce, no sabe ni lo que dicen”, y que, por lo tanto, se ha generado una situación de mucha incertidumbre.

 Destacó que en la coyuntura presente “lo que mejor funciona es la venta de comida para llevar. Pero el delivery no tanto. Cualquiera arma una cocina en el garage y vende a precios imposibles”, dijo, sin ánimo “de criticar”, sino de marcar una realidad que se constituye en competencia desleal con los comercios gastronómicos.

Ramírez tuvo palabras de agradecimiento a sus empleados, dijo que “los empleados míos no son empleados, son un material humano de primera calidad. Algunos trabajan conmigo desde hace más de 30 años”, y que están dispuestos a aportar su trabajo pese a que no reciban lo mismo que en situaciones “normales”.

“Yo lo único que sé es que vamos a subsistir. Que hay que tener fuerza”, remarcó el comerciante.

 

Comentarios