NEUQUÉN, LA OTRA PROVINCIA

Con la hacienda se le iba la vida a don Lalo, pero ellos la salvaron

Dos crianceros enfrentaron el último temporal y tras cuatro días de travesía, rescataron las 11 vacas que habían quedado sepultadas en la nieve.
jueves, 16 de julio de 2020 · 12:50

Don Lalo Parada es criancero, como todos los hombres en su familia. Es el tercero de 11 hijos (cinco varones) que tuvieron Faustino Parada y Margot Riquelme. Son marca registrada en Chos Malal. En abril bajó con las chivas a la invernada y dejó las vacas para pastar un poco más a la veranada. Pero este año, la nieve se anticipó y después de dos temporales, fue imposible rescatarlas. En esas 15 vacas, se va su vida, su trabajo. A Héctor Valdéz y Daniel Castillo no había que explicarles nada. Ellos también son crianceros: le hicieron frente al temporal, tardaron 4 días, pero rescataron la hacienda de don Lalo. Neuquén, en su interior, es otra provincia. Otros códigos, otra manera de ver la vida.  

Don Lalo tiene 65 años. Está esperando la jubilación. Toda su vida fue criancero, cuenta su sobrino, Juan Manuel Parada Curbelo, quien, con sus 23 años, “mamó” el campo como todos en su familia. Hace un tiempo emigró hacia la capital, en busca de otro horizonte laboral. Se enteró que su tío casi pierde su “vida” por el último temporal de nieve en el “Rincón de las papas”, plena cordillera y al pie del Domuyo. Lo contó a su manera, lo contó así, desde las entrañas:

DON VALDEZ Y DON CASTILLO.

Salieron de madrugada

De poncho y de rodillera

A pechar la cordillera

Después de una gran nevada.

(Quedó la hacienda varada

Pasado unos cuantos días)

Y dos gauchos con vaquía

Van al "rincón de las papas"

-En ese punto que al mapa

Se le olvidó que existía-

Vaqueanos para el camino

Con un carguero se fueron

Desde Varvarco salieron

A enfrentar el suelo andino.

Es bravo el norte neuquino

Cuando llega un temporal

Y ante una blanca postal

Que adorna los precipicios

Después de un gran sacrificio

Rastrearon cada animal.

Toda la hacienda han juntado

Que había en la cordillera

Y una hazaña verdadera

Es la que habían logrado.

Crianceros que se han forjado

Entre vientos y nevadas.

Curtidos en madrugadas

Y en el olvido también

De esos que hicieron Neuquén

Sin pedir a cambio nada.

Esta es otra realidad

De gente con tal simpleza

Que no desea más riqueza

Que vivir con dignidad.

Copiemos esa verdad

De la gente campesina

Que hay en mi tierra neuquina,

Que lucha siempre constante

Para que salga adelante

Toda mi patria argentina.

“Historia y realidades de los crianceros, gauchos de mi tierra, de aquellos que hicieron Neuquén y la patria sin más diplomas que haber vivido con dignidad.  Orgullo de Neuquén”, posteó este joven payador en sus redes sociales. “Soy payador, este es mi oficio y hace 4 años que vivo de esto. Trato de reflejar lo que me enseñaron mis ancestros. Formo parte de un grupo de jóvenes payadores, con el cual recorro las fiestas populares”, relató Juan Manuel, quien con orgullo también contó que su familia es la tercera generación de criados y nacidos en el interior de la provincia “desde que Neuquén es territorio”. Y si bien vive de su oficio, estudia tecnicatura en radiología. “Vengo de una familia de crianceros y como mis padres, han hecho un sacrificio para que sus hijos tengan un futuro mejor. En eso estamos”, expresó.

¿Y cómo se vive esta pandemia en el interior neuquino?, le preguntó esta cronista. “Creo que si bien la vida de todo el mundo, en todos lados, aún en los lugares más inhóspitos, se ha visto alterada, la gente del interior es más respetuosa de lo que se dice que tiene que hacer. Creo que lo sufre menos. Tiene más obediencia”. ¿Y tienen miedo?: “No, al contrario, tienen esperanza. La gente del interior ha sido tan golpeada, tan sufrida por situaciones donde han visto perder toda su vida por cuestiones de la naturaleza. No tiene miedo, sabe que va a salir adelante de todas maneras”, concluyó.

Mirá la nota completa en Noticiero Central, 24/7 Noticias:

  

Comentarios