FALLO JUDICIAL EN RÍO NEGRO

Condena millonaria por "planchazo" a lo Eber Ludueña

Una bestial patada le rompió la rodilla derecha a un jugador amateur de Atlético Chimpay
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 09:56

Una patada criminal, digna del aguerrido personaje de Luis Rubio, Eber Ludueña, mandó al quirófano a un jugador amateur, y la Justicia rionegrina ordenó que lo indemnicen con el pago de 1.380.000 pesos.

El planchazo, cobardemente intencional, le rompió literalmente la rodilla; y la condena -que acaba de ser confirmada por la Cámara de Apelaciones- recayó tanto sobre el autor de la falta y su club, como sobre el club del jugador lesionado y la Liga organizadora.

Aquel partido de la Liga Avellaneda, entre Atlético Chimpay y Atlético Darwin, se jugó en cancha del Sportivo Belisle y tuvo un desarrollo picante. Tal es así que cuando faltaban dos minutos para el final, el marcador seguía empatado y el partido acumulaba seis amonestados y dos expulsados.

En eso estaban cuando este jugador de Chimpay -de 27 años y trabajador rural- disputó una pelota con el 10 de Darwin e irrumpió este criminal (en términos futbolísticos, claro) que le fue con su pierna izquierda levantada.

Sin piedad, le impactó en la cara interna de la rodilla derecha y el jugador de Chimpay terminó con “ruptura grave de ligamentos, lesión del ligamento cruzado posterior, ligamento cruzado anterior y menisco interno”.

El sujeto fue expulsado y suspendido. El herido fue operado en Roca y necesitó tres meses de muletas, perdió el trabajo y nunca más pudo jugar al fútbol. “Aún sigue en rehabilitación y probablemente necesite nuevas operaciones para recuperar la estabilidad de la rodilla”, dijeron fuentes judiciales.

Inició una causa y la Justicia le reconoció 1.200.000 pesos por daño moral más una suma cercana a los 180.000 pesos por el lucro cesante, los gastos médicos y de farmacia, a los que se agregaron los gastos de traslado y asistencia.

Es más, quedó abierta la posibilidad de que el monto se incremente cuando el hombre finalmente se someta a las intervenciones necesarias para recuperar la funcionalidad plena de su pierna derecha.

La patada indigna. Y también indigna la postura que adoptaron tanto el autor de la falta como su club, al afirmar que la lesión fue “producto de una jugada desafortunada, donde se disputaba con pasión la pelota”.

Algo similar alegaron la Liga de Fútbol Avellaneda y el club al que pertenecía el herido: “una plancha es la disputa del balón, es una acción normal del desarrollo del juego, lo que no puede generar responsabilidad civil”, afirmaron.

La primera condena fue del Juzgado Civil de de Choele Choel y la confirmación del castigo la realizó la Cámara Civil de Apelaciones de Roca, que inclusive amplió el monto indemnizatorio.

Para la jueza de primera instancia, la “actitud antirreglamentaria” del Eber Ludueña de Darwin fue “una acción “excesiva” que viola grosera y abiertamente el reglamento del juego”, superando los riesgos esperables de la práctica normal del deporte.

FUENTE: Colaboradores permanentes

Comentarios