LA POSIBILIDAD DE SER PARTE

La demanda mundial de energía crecerá el 27%

Mientras el mundo continúa avanzando con nuevos mercados y las demandas futuras de energía, nuestro país destina el tiempo a discutir la Resolución 46.
martes, 21 de mayo de 2019 · 10:21

Mientras el mundo continúa avanzando con nuevos mercados y las demandas futuras de energía, nuestro país destina el tiempo a discutir la Resolución 46, el fallo del Juez Gustavo Ravizzoli o la seguridad en los yacimientos.

Según los nuevos escenarios de la Agencia Internacional de Energía (AIE) la demanda mundial crecerá un 27% para 2040. Este incremento se proyecta en función del aumento del nivel de vida y el crecimiento de la población en el mundo.

Otro aspecto que resalta el informe es el crecimiento de las energías renovables durante las próximas décadas. “Su crecimiento será muy importante” detalla la Agencia Internacional de Energía, pero -concluye que- “será necesario continuar con el suministro de petróleo y gas para garantizar la seguridad energética”.

Cuando se analiza el crecimiento global energético se observa que el gas natural y las energías renovables crecerán rápidamente en las próximas dos décadas. La proyección estimada por la AIE para el gas natural indica que de los 3.000 millones de toneladas barriles equivalente en el 2017 será necesario cubrir 4.300 millones de toneladas en 2040; mientras que, para las energías renovables la misma fuente estima que de los 400 millones de toneladas actuales se pasará a una la demanda mundial del orden de los 1.100 millones de toneladas en el mismo año.

Otro análisis es el requerimiento de petróleo y carbón. En la primera se observa un crecimiento lento mientras que el carbón muestra una importante desaceleración. Este indicador presupone que los mercados mundiales se inclinarán en los próximos 20 años por la energía a base de gas natural y renovable.

 

 

 

Bajo este escenario de crecimiento global es importante que la nueva agenda gubernamental tenga como prioridad desarrollar la infraestructura de Vaca Muerta. Argentina, y especialmente Neuquén, tiene la asignatura pendiente de abrir nuevos mercados en materia energética. Esta mirada implica saber si es conveniente mirar hacia el Atlántico o hacia el Pacífico, acordar con la Provincia de Buenos Aires o con la República de Chile.

Estar sentados arriba de un tesoro petrolero con la visión egocentrista y caudillista como la actual, limita la posibilidad de abrir nuevas fronteras para crecer mundialmente. Según estos informes, se observa que la demanda mundial de GNL crecerá en el orden de los 1300 millones de toneladas equivalentes, un nicho de mercado en el cual Argentina ya tiene el recurso gasífero, pero aún le falta desarrollar la logística y su compromiso comercial.

La incipiente prueba que realizará YPF con el barco de licuefacción en Bahía Blanca FLNG Tango, responde más a una imagen política del Gobierno Nacional que a un piloto comercial de la empresa de bandera. Hoy YPF sale a testear el mercado con pequeñas ventas al exterior de GNL (Gas Natural Licuado) que, se podrían realizar, siempre y cuando no este comprometida la seguridad energética del país.

Más allá de la buena noticia, es necesario que el Gobierno Nacional presente un plan estratégico orientado a captar inversores internacionales que tengan la mirada y el conocimiento del mercado mundial. Debemos conocer nuestras debilidades para afianzar nuestras fortalezas. Incluirnos en el reducido grupo de países exportadores de gas licuado, requiere de asociaciones con empresas que estén dispuestas a captar los mercados de China e India. Para grandes desafíos se necesitan grandes decisiones.

El mundo no espera. Es imperioso que las agendas del próximo semestre estén orientadas a concretar el tren de Vaca Muerta, la construcción del gasoducto Neuquén-Santa Fe, un acuerdo con la Provincia de Buenos Aires para la planta de licuefacción y la construcción de una vía férrea hacia los puertos del Pacífico. Estas obras de infraestructura se podrán ir concretando siempre y cuando los gobiernos implementen las nuevas regulaciones que garanticen al inversor extranjero la seguridad jurídica y la paz territorial.

Por Raúl Oscar Vila

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
50%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios