Nido del Cielo

El nuevo proyecto de Valeria Conte

“Mis obras tienden a desaparecer”, así comienza Valeria a contarnos su arte. Nos preguntamos si ese presagio llegará a un barco tejido con alambres que la artista dejará en el lago Lolog el 17 de noviembre. Por Carla Barbuto
viernes, 16 de noviembre de 2018 · 19:07

Por Carla Barbuto

Conocemos a Valeria Conte. Nos maravillamos con Palomo, el caballo que vuela a 9 metros de altura; con su casa regada de frío y con su nadadora en el cielo que cubre el Nahuel Huapi.  Conocemos a Valeria, pero no sabíamos que proyecta lanzar un barco tejido con alambre a las aguas del lago Lolog.

"Conquista de lo inútil". 5000 mts. de tanza transparente tejida en vertical sobre hierros de construcción. Regada y congelada. Lugar de emplazamiento: Terreno familiar de 2500 mts. Villa Quilquihe (Neuquén).Invierno del 2011.
 

"Estoy trabajando intensamente en cómo abandonar un barco. En noviembre del 2017 me regalaron un velero que nunca tocó el agua, lo partí en cuatro pedazos y lo llevé al jardín de mi casa. Desde ese día busco cómo abandonarlo. Quise sacarlo del agua, que remonte vuelo como un pato. Estudié los planos y lo dibujé con alambre grueso”, comienza a contarnos cómo se embarcó en tremenda misión.

Valeria nos habló de su barco en el jardín y, poco a poco, nos reveló su emocionante nuevo proyecto. “Ahora estoy construyendo uno más grande, igual al original, de ocho metros que flotará por encima del Lago Lolog en el marco del Festival Mushkinpa” (evento de gastronomía, arte y música que se realizará el 17 de noviembre en Junín de los Andes).

“En el festival presentaré la obra junto a la voz de la actriz Jorgelina Balsa. Además, la pieza ha sido seleccionada por el Fondo Nacional de las Artes como destinataria de una Beca para la creación para realizarla sobre la nieve, arriba, en la montaña, el próximo invierno. Fondo blanco, infinito”, se detiene y retoma con más proyectos: “El 8 de noviembre, en la Casa Nacional del Bicentenario (Buenos Aires), inaugura el Salón Nacional donde fui seleccionada con este proyecto”.


Palomo.80kg a alambrón suspendido a 9 m de altura.  Verano otoño invierno 2012. Villa Quilquihue (Junín de Los Andes, Neuquén​).​

Pender de un hilo

“Cuento mi trabajo como un cuento. Cada obra tiene su historia, su tiempo, su devenir. Historias que son líneas que se dibujan al mismo tiempo que me dibujo yo. Me atraviesan, muchas me atrapan y se alejan para construir otra realidad que dudo si no es la mía”, nos explica a la hora de desentrañar un arte enhebrado en el corazón del bosque patagónico.

El bosque, de hecho, es un pilar y ella lo sabe. “Este lugar, el Lago Lolog en San Martín de los Andes, es mi soporte. El fondo de mi vida”. Y sigue: “En general, mis obras tienden a desaparecer. Y la huella queda en el que pudo estar ahí. Cada vez me ocupa menos el registro visual y más la anécdota de lo vivido”.

Nadadora. 100 kg. de alambrón y alambre de fardo enredados y distribuidos en 14 m de largo a 11 m de altura.Lugar de emplazamiento: Avenida Bustillo, costa del Lago Nahuel Huapi (Bariloche , Río Negro). Verano 2013

Un velero que nunca tocó el agua reposa en un jardín.

Un caballo volador tejido en la Villa Quilquihue.

Una mujer dando brazadas en el cielo de Bariloche.

Una artista que crea obras que tienden a la inquietante dualidad de permanecer y desaparecer.

TE PUEDE INTERESAR

Bella Dora. La Colección Obra / con DORA DUBA, que la artista Juliana García Bello realizó junto a su abuela. 

“Además de llevarlos al mundo del arte, los rescato de desaparecer”

Marianela y su obra-amor

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
50%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios